HOMENAJE A FERNANDA BLASCO MENDOZA

754

Hoy a las 11:00 horas, se ha llevado a cabo el reconocimiento a una mujer oliventina, Fernanda Blasco Mendoza, señorita Fernanda, como es conocida en nuestro pueblo, de 93 años, tras casi un año desde su aprobación en pleno, el salón de plenos del ayuntamiento de Olivenza se ha quedado pequeño donde albergar a tantas personas no solo de Olivenza sino de munchos rincones para acompañarla y arroparla. Ella ha sentido eso, cariño, como se lo ha transmitido nuestro Alcalde Manuel, un acto sencillo pero con sentimientos, y le ha recordado sus propias palabras en un ambiente emotivo EDUCACION, EDUCACION Y EDUCACION.

Fernanda BLASCO MENDOZA, nacida en Olivenza (Badajoz), el día 25 de Noviembre de 1923, hija de Julio y de María Gracia, la pequeña de cinco hijos, cuatro mujeres y un varón. Su padre era médico y su madre, como no podía ser de otra forma, ama de casa.
Se crió en esa Extremadura oscura y enormemente pobre, a los 12 años, en agosto del año 1936, le tocó vivir el fusilamiento de su padre y de su hermano por tener ideas relacionadas con el Frente Popular y sobre todo por ayudar a los más necesitados. Nunca hubo una educación basado en el odio y rencor, todo lo contrario, supieron perdonar, esto no quita las muchas necesidades que pasaron, ya que en esa época de hambre y miseria, una viuda con cinco hijas, sin ningún tipo de ayuda oficial, no había becas, si existían colegios para huérfanos de médicos pero no le estaba permitido entrar por ser hijos de represaliados. Estudió con ayuda de familiares y amigos de su padre.
Estudió magisterio con no pocas dificultades, ya que después de esa terrible desgracia, perdieron todo su dinero y además tuvieron que pagar una multa al tribunal de responsabilidades políticas, y desde bien joven ayudaba al sacerdote Don José en el barrio de la farrapa, donde se creó un comedor para niños y ancianos.
Aprobó una plaza de magisterio, pero debido a una trombosis que sufrió su madre, renunció a la plaza de maestra para cuidarla.
En 1942 tomo posesión como maestra en las escuelas de patronato, creadas por el sacerdote don José, en 1968, pasó a dirigir el centro de menores Cristo Rey, un colegio para niñas sin escolarizar y con no pocos problemas, aquí estaría hasta su jubilación. Forma parte del Hogar de Nazaret, visita diariamente a los ancianos de la residencia de nuestra localidad, y un sinfín de ayudas a familias necesitadas pagándoles luz, agua, gafas, libros, coste de estudios universitarios, etc. etc. Todo esto desde un punto de vista de total anonimato.
En enero de 1949, fue testigo del milagro del arroz, ya que ayudaba a la parroquia a dar de comer a todos los necesitados de la localidad.
Estuvo cerca de 20 años, ya jubilada, llevando todos los días a la secretaria del Obispado de Badajoz, en su coche, una vez que estaba a punto de cumplir esa edad de 85 años y la propia vida hacían difícil seguir conduciendo, regalo su coche a una familia necesitada de Olivenza.
Hay muchas más muestras de trabajo y dedicación a los demás, como estar en portería del seminario de Badajoz pendiente del teléfono al igual de alguna necesidad de sus seminaristas, pero la mayoría de sus obras, están en el más puro anonimato.
El 8 de marzo del año 2000, con motivo de la celebración del día internacional de la mujer, el ayuntamiento de Olivenza y la Concejalía del Área de la Mujer, acuerda reconocerla a Dª. Fernanda Blasco Mendoza, el mérito a su labor y dedicación a favor de los demás.
Por todo esto y muchísimas más cosas que han caído en el anonimato, llevan a nuestro Alcalde a ponerle a las concurrencias de las calles Moreno Nieto y calle Victoriano Parra, Plazuela Fernanda Blasco Mendoza, su casa de toda la vida, una muestra más de cariño hacia Fernanda.

Transparencia
Compartir
Artículo anteriorPACTO DE GOBIERNO
Artículo siguienteCampamento 2017